Qué está pasando con el petróleo

Dentro de todos los grandes movimientos que ha habido estos días en los mercados, si destaca uno en especial por su magnitud ha sido la espectacular caída del precio del petróleo. Y es que todo ha venido rodado y ha coincidido en el tiempo. En el mismo momento que estallaba la crisis del Coronavirus y se empezaba a comprobar un importante descenso en la demanda de crudo, se ponía de manifiesto un profundo desacuerdo en los países exportadores que llevaba el precio a mínimos históricos no vistos en zonas próximas desde la crisis de demanda de 2016. Pero.. ¿qué es lo que hay detrás de todo esto? ¿Cuándo va a tardar en recuperarse el precio? ¿La única causa de todo esto es el descenso de demanda por la crisis del Coronavirus?


EL MERCADO EMPIEZA A ENFRENTARSE AL CORONAVIRUS

Pero vamos a echar un momento la vista atrás para ver cómo han sucedido los acontecimientos. Entender el origen de la actual situación puede ser de mucha ayuda para intentar poder anticiparse a los movimientos que van a suceder en el futuro inmediato. Hacía finales de Febrero podíamos ver en la prensa económica noticias como ésta:

Los grandes productores están de acuerdo en cerrar el grifo del crudo, aunque no llegan a cerrar una cifra. Los avances sobre el desarrollo de una vacuna dan esperanza a los mercados. Los precios del petróleo se elevaron ayer un 2,6%, hasta los 55,3 dólares, impulsados tanto por el ajuste de suministro de petróleo que preparan los grandes productores para compensar el desplome de la demanda china tras el brote del coronavirus, así como por los "avances significativos" que se han dado en torno a una vacuna que pueda prevenir el contagio de esta enfermedad. Todo ello ha dado alas a los mercados de todo el mundo, pero especialmente al crudo, debido al gran excedente que se había generado en las últimas semanas.

Estábamos en una situación en donde uno de los grandes consumidores, China, había cortado drásticamente la demanda de crudo debido a la crisis del Coronavirus. Esto provocaba un exceso de oferta y por lo tanto una presión a la baja sobre el precio del petróleo. Así que la solución más factible como se ha hecho en otras ocasiones, es la reducir la oferta. Para ello la OPEP se reunía y acordaba un principio de acuerdo para lograr un objetivo, que en principio favorecía a todos los productores

Para encontrar otra caída del precio parecida, debemos remontarnos a la primera Guerra del Golfo en 1991. EL crudo ha marcado mínimos por debajo de los de 2016 y 2008

LA OPEP NO REPRESENTA A TODOS LOS PRODUCTORES

Ya en ocasiones anteriores se habían puesto de manifiesto las limitaciones que tenía la OPEP. El cártel de los paises productores de petróleo liderado por Arabia Saudita, pese a su nombre no controla al completo el mercado de producción de crudo, con importantes actores como Rusia que no pertenecen a la organización. Es por ello, que después de una situación semejande de sobreproducción en el 2016, el Cártel buscó la manera de acercarse y garantizarse que en el caso de acuerdos de reducción de producción, se pudiera buscar un consenso más amplio incluyendo a Rusia como uno de los grandes productores mundiales

Tras un primer acuerdo de recorte de producción y ante el agravamiento de la situación, el denominado OPEP+ que incluye a Rusia intentaba abordar una nueva reducción de la oferta de crudo, pero esta vez se encontró con la oposición rusa que insinuó que no iban a reducir la producción provocando un Lunes Negro en el mercado del crudo con un descenso del precio de barril no visto desde la Guerra del Golfo de 1991

MUCHOS PRODUCTORES CON DISPARIDAD DE INTERESES

Así se abría una guerra abierta en la que, ante la no disminución de la producción y la consecuente bajada del precio Arabia Saudi confirmaba su intención de aumentar la producción de crudo para compensar el descenso del precio, lo que acababa de desplomar el precio. La razón de fondo está en el tipo y distribución de reservas de cada productor. En el caso de Arabia Saudí, su tipo y volumen de reservas hacen que sea el país que con más rapidez y efectividad puede modular su producción. lo que le da una ventaja sobre el resto. En el otro extremo está Rusia, con un gran temor a que esta reducción de precio le pueda provocar una pérdida de cuota de mercado que luego sea muy complicada de recuperar. Hay que recordar que la economía rusa depende en gran medida de la exportación de petróleo y gas

Y aquí llegamos al fondo de la cuestión. El petróleo puede encontrarse en diferentes ubicaciones. Su gran valor ha hecho que a lo largo de la historia se hayan desarrollado métodos para acceder a reservas de más difícil extracción, pero que por el elevado precio del crudo tenían un alto margen de rentabilidad

LA CLAVE: LOS PRECIOS DE EXTRACCIÓN

Y aquí llegamos a la raíz del asunto. La fuerte disparidad de intereses dentro del seno de los países productores siempre ha sido un gran obstáculo para lograr estabilizar el mercado de crudo. El volumen de reservas, la dificultad de extracción condicionan las posiciones de cada uno de ellos. El petróleo es un activo que tiene tanta volatilidad que es capaz de provocar una fuerte diversidad de sitiuaciones en periodos relativamente reducidos de tiempo. Así, con un petróleo a unos precios astronómicos, muchos países pusieron en la balanza su dependencia energética del exterior frente al coste de extracción de sus propias reservas, que en muchas ocasiones era muy elevado.

Un claro exponente de esta situación es Estados Unidos. Hace unos años empezó a desarrollarse una técnica para extraer el petróleo de yacimientos en donde hasta ese momento había sido completamente imposible obtener beneficio alguno. El denominado petróleo de esquisto es un crudo que se encuentra mezclado con una capa arenosa que hacía inviable su explotación. Pero en los últimos años a través del denominado fracking se consiguió separar el crudo del resto de componentes y hacer estos yacimientos aprovechables. El único inconveniente es su coste de explotación que es mucho más alto que los yacimientos convencionales. Pero en un contexto de precios al alza en el crudo por crisis geopolíticas y demás, el negocio era viable y además proporcionaba una independencia energética que era un activo también a valorar.

En los USA, donde esta técnica ha sido muy importante en los últimos años, esta práctica ha aumentado su producción, disminuido su dependencia energética del exterior, pero a coste de aumentar considerablemente su precio de producción. Y este es un dato muy importante: el precio de extracción por barril. En el momento que ese precio de extracción está por encima del precio del barril, hace inviable todos estos yacimientos, y coloca en jaque a toda la industria del denominado Shale Oil que ha florecido durante estos últimos años en los USA. Y este es el dato realmente importante: países con una fuerte tolerancia a la oscilación de los precios de crudo por que sus yacimientos tienen unos costes de extracción bajos, que van a aguantar la presión a la baja de los precios al máximo porque eso les va a permitir ´eliminar´ a rivales del mercado. Las grandes perjudicadas de este movimiento van a ser las petroleras norteamericanas dentro de un contexto de país nada favorable en estos momentos.

Para comprender todo lo que sucede y cuáles son los más afectados, tendría que tenerse muy presente los costes de producción

Pero la historia no acaba aquí... precisamente por esos costes de producción empezamos a ver empresas petrolíferas norteamericanas que utilizan el shale oil como deben declararse en bancarrota al desplomarse sus márgenes con unos costes de producción muy superiores al precio actual del crudo. Y esta es una de las claves: Tenemos a varios actores del mercado que han visto la oportunidad de eliminar de golpe gran parte de la competencia surgida en los últimos años gracias a los avances tecnológicos. . El precio a pagar es un descenso de sus márgenes, pero tanto Arabia Saudí como Rusia cuentan con suficiente margen para poder desarrollar esta estrategia. La extracción petrolífera es un negocio que requiere de unas fuertes inversiones iniciales, que normalmente son financiadas por capital ajeno. Estas compañías contratan ingentes cantidades de créditos y ese es su principal talón de Aquiles. Si la situación se prolonga podemos ver una larga cadena de impagos de estos créditos. Es una buena acción comprobar si alguna de estas compañías tan expuestas está dentro de nuestras carteras. Habría que tener esta lista lo más actualizada posible

Una vez más, vemos que los movimientos de precio relacionados con el petróleo no están influenciados exclusivamente por criterios de producción, sino que hay un fuerte componente geopolítico que no debemos despreciar en absoluto. En los próximos días veremos como se prolonga y evoluciona este pulso entre los distintos productores, y al final quién sale ganando de todo este asunto. Mientras, tenemos al petróleo en mínimos históricos


Artículos relacionados
S&P 500. Señales serias de alarma
Tiempo Real. Episodio 6. EL IPC USA arrastra al mercado
Operativa de nóminas no agrícolas USA
EURUSD. A merced de las noticias.
Tiempo Real. Episodio 5. USA rompe soportes